Actualidad

La Palabra, noticias, experiencias, reflexiones y mucho más...

Francisco Javier y el primer anuncio

Hoy 3 de diciembre, hacemos memoria de San Francisco Javier, patrono de las misiones y de los misioneros javerianos y renovamos en nosotros el deseo de llevar el primer anuncio del Evangelio, que dirigimos ad gentes a los no cristianos, fuera de nuestro ambiente, cultura e Iglesia de origen: “Los Javerianos entendemos el “primer anuncio” como proclamación kerigmática del Evangelio dirigida al corazón de las personas ‘Es el primero en un sentido cualitativo, porque es el anuncio principal, ese que siempre hay que volver a escuchar de diversas maneras y ese que siempre hay que volver a anunciar de una forma o de otra’ (EG 164). También indica nuestro modo de ser pobre, desarmados y siempre en camino, según el estilo con que Dios ha actuado en la historia haciéndose hombre en la encarnación (Fil 2,5-11). Además, el “primer anuncio nos invita siempre a ser audaces, a “tomar iniciativa” (EG 24), para salir al encuentro de los demás y de los excluidos, y así descubrir y alabar la presencia de Dios en los lugares, en las personas y en la situaciones a las que somos enviados”. (XVII Capítulo General de los Misioneros Javerianos, 4)

Recordamos palabras de nuestro fundador San Guido María Conforti que nos dirigía en 1923. “Inspirémonos en los ejemplos de San Francisco Javier y recordemos siempre que, si queremos ser dignos Apóstoles del Evangelio, también nosotros debemos ser todo de Dios, del prójimo y de nosotros mismos. De esta manera podremos dar a Dios toda la gloria que le es debida”. [1923, julio - agosto, Parma, Autógrafo “La palabra del Padre”: páginas Confortianas, 339-340]

Feliz memoria del apóstol de las Indias y del Japón

3 de diciembre 2018.

Sabed que él está cerca, a la puerta

En el Evangelio de domingo, encontraremos el discurso apocalíptico en Marcos, que quiere ofrecer algunas convicciones que han de alimentar su esperanza. No lo hemos de entender en sentido literal, sino tratando de descubrir la fe contenida en esas imágenes y símbolos que hoy nos resultan tan extraños. Primera convicción. La historia apasionante de la Humanidad llegará un día a su fin. El "sol" que señala la sucesión de los años se apagará. La "luna" que marca el ritmo de los meses ya no brillará. No habrá días y noches, no habrá tiempo. Además, "las estrellas caerán del cielo", la distancia entre el cielo y la tierra se borrará, ya no habrá espacio. Esta vida no es para siempre. Un día llegará la Vida definitiva, sin espacio ni tiempo. Viviremos en el Misterio de Dios. Segunda convicción. Jesús volverá y sus seguidores podrán ver por fin su rostro deseado: "verán venir al Hijo del Hombre". El sol, la luna y los astros se apagarán, pero el mundo no se quedará sin luz. Será Jesús quien lo iluminará para siempre poniendo verdad, justicia y paz en la historia humana tan esclava hoy de abusos, injusticias y mentiras. Tercera convicción. Jesús traerá consigo la salvación de Dios. Llega con el poder grande y salvador del Padre. No se presenta con aspecto amenazador. El evangelista evita hablar aquí de juicios y condenas. Jesús viene a "reunir a sus elegidos", los que esperan con fe su salvación. Cuarta convicción. Las palabras de Jesús "no pasarán". Han de de seguir alimentando la esperanza de sus seguidores y el aliento de los pobres. No caminamos hacia la nada y el vacío. Nos espera el abrazo con Dios.

Seguir leyendo

Ha echado todo lo que tenía para vivir

El Evangelio de domingo, nos presenta un bonito testimonio, de una pobre viuda que se acerca calladamente a uno de los cepillos colocados en el recinto del templo, no lejos del patio de las mujeres. Muchos bicos están depositando cantidades importantes. Casi avergonzada, ella echa sus dos moneditas de cobre, las más pequeñas que circulan en Jerusalén. Su gesto no ha sido observado por nadie. Pero frente a los cepillos está Jesús viéndolo todo. Conmovido, llama a sus discípulos. Quiere enseñarles algo que solo se puede aprender de la gente pobre y sencilla. Jesús lo ve de otra manera: "Esta pobre viuda ha echado más que nadie". Su generosidad es más grande y auténtica. "Los demás han echado lo que les sobra", pero esta mujer que pasa necesidad, "ha echado todo lo que tiene para vivir". Solo los pobres son capaces de hacer lo que la mayoría estamos olvidando: dar algo más que las sobras.

COMENTARIOS

  • Dominicos
  • Vicente Martínez: La viuda pobre y Elías. Le dio lo que tenía para ella y para su hijo: un puñado de harina en el jarro y un poco de aceite en la aceitera. Salí al exterior, y grité con todas mis potencias: ¡¡¡No habrá más gritos ya en el desierto!!! Los rayos y los truenos huyeron no sé donde… y el sol brilló de nuevo en las alturas.
  • José Luis Sicre: Viudas buenas y teólogos malos. No es preciso añadir que los discípulos le hicieron poco caso a Jesús y terminaron vistiendo como los escribas, exigiendo reverencias y besos de anillo, ocupando primeros puestos, y devorando bienes de viudas, viudos y casados.
  • José Antonio Pagola: Lo mejor de la iglesia. Los dirigentes religiosos han de ser servidores de la comunidad. Nada más.
  • Rosario Ramos: Otro modo de vivir. Cuando la generosidad no es una obligación moral sino una consecuencia de creer en la dignidad humana.

 

Educar el Corazón: Guido María Conforti

La celebración javeriana del 5 de noviembre en que se hace memoria de san Guido María Conforti, fundador de los misioneros javerianos, nos lleva a sus escritos, en concreto, a un texto inspirador para hacer nuestro el proceso de conversión al cual todos estamos llamados. El número 7 del XVII Capítulo General de los Misioneros Javerianos, celebrado hace poco más de un año, dice: “Las repetidas interpelaciones del Papa Francisco sobre la misión y la misionariedad, nos invitan a colaborar con un proceso de “metanoia eclesial” (cfr. RMi 49), por otra parte, nos invitan a admitir que también nosotros como toda la Iglesia, necesitamos una profunda conversión. En efecto, tenemos que reconocer que no nos encontramos ya en una posición de vanguardia, sino que estamos siendo desafiados por el magisterio pontificio a reexaminar nuestra visión, nuestro modo de ser, nuestra espiritualidad y nuestros proyectos. También nosotros, por lo tanto, necesitamos “una fuerte sacudida que nos impida instalarnos en la comodidad, el estancamiento y la tibieza[1], en términos de “un decidido proceso de discernimiento, purificación y reforma (EG 30)”.

El texto subraya la necesidad que tenemos de una “profunda conversión”, aunque referida a nuestra misión, ésta hunde sus raíces en el corazón de cada uno. Cuando Conforti habla de conversión de inmediato habla del corazón. Es uno de los ejes de su espiritualidad interior que invita a educar el corazón.

No se conoce la propia vida si no se conoce el corazón, no se hace uno dueño de sí mismo si no ha dominado su propio corazón, porque la vida va donde el corazón la conduce. Los problemas más grandes que la humanidad tiene frente a sí son los problemas del corazón, porque los demás no nos traen tantas tempestades y no son motivo de tantas angustias. Igualmente, en mi vida privada los problemas más graves son los que surgen en mi corazón, y me encuentro en paz cuando mi corazón está libre, estoy contento cuando mi corazón es bueno; las grandes amarguras de la vida provienen de las heridas y desviaciones del corazón. Pero en el corazón hay dos aspectos distintos que hay que considerar, porque a veces es fuente de bien incomparable, y en otras es un detestable artífice del mal. Nada existe más grande y más bello que las obras del corazón, cuando es bueno; nada hay más bajo y deshonroso que los caprichos abyectos del corazón cuando se vive de mala manera. Y ya que el corazón es un instrumento admirable de bien, es necesario no apagar, sino alimentar su llama benéfica; pero, ya que puede convertirse en un terrible agente del mal, es necesario sujetarlo con pulso firme y vigilante por el temor de que se pierda. Los movimientos espontáneos de un buen corazón son: la compasión, la benevolencia, la devoción y la amistad” (San Guido María Conforti ,1917-1925, Luces e inspiraciones escritas durante los retiros y ejercicios FCT 20, 185-186).

Educar el corazón es pues una invitación confortiana oportuna cuando se trata de conversión. Además, lo sabemos, esta no depende de nosotros, el deseo tampoco, sin embargo lo que sí depende de nosotros es acoger esta llamada de Dios a la conversión y docilidad para dejarnos hacer. Lo que no siempre es fácil y sin embargo sí necesario para nuestra felicidad. Un corazón misionero que desea anunciar a Cristo a aquellos que aún no han tenido la gracia de encontrarle educa su corazón.

San Guido María Conforti, padre de misioneros, intercede por nosotros.

Rolando Ruiz Durán sx

 

[1] Benedicto XVI, Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones (2012)

COMUNIDAD DE MADRID
Ntra. Sra. de la Luz, 40 bis
CP. 28025 Tfno: 91 466 16 50

COMUNIDAD DE MURCIA
c/Las Palmas, 5- 1º (Ed. Salinas)
CP. 30009 Tfno. 968 29 29 79

Misioneros Javerianos en España
Copyright © 2018

Información del uso de cookies

Las cookies son breves informaciones que se envían y almacenan en el disco duro del ordenador del usuario a través de su navegador cuando éste se conecta a una web. Las cookies se pueden utilizar para recaudar y almacenar datos del usuario mientras está conectado para facilitarle los servicios solicitados y que en ocasiones no se suelen conservar. Las cookies pueden ser propias o de terceros.

Existen varios tipos de cookies:

Por ello, al acceder a nuestra web, en cumplimiento del artículo 22 de la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información, en tratar cookies de análisis, le hemos solicitado su consentimiento para su uso. Todo ello para mejorar nuestros servicios. Utilizamos Google Analytics para recopilar información estadística anónima, como por ejemplo el número de visitantes a nuestra web. Las cookies añadidas por Google Analytics se rigen por las políticas de privacidad de Google Analytics. Si usted lo desea puede desactivar las cookies de Google Analytics.

De todos modos, le informamos que puede activar o desactivar estas cookies siguiendo las instrucciones de su navegador de Internet.